viernes, 27 de marzo de 2009

Origen y desarrollo de la zootecnia

Desde la aparición de la carrera de Zootecnia en Colombia hace apenas tres lustros,
se ha desarrollado una intensa controversia en cuanto a sus reales alcances,
esto es: en cuanto a la naturaleza de su objeto de trabajo. Esta controversia aún
no ha terminado.

Sería útil, con el ánimo de arrojar alguna luz sobre el problema, indagar sobre el
origen de la Zootecnia y el curso que su desarrollo ha seguido tratando, hasta donde
sea posible, de ubicar históricamente sus raíces y las exigencias económicas
que la hicieron posible.

Este aspecto, tiene importancia si se tiene en cuenta que la Zootecnia, como rama
aplicada de la biología, han tenido desarrollos diferentes desde su origen, en
distintos países, constituyendo en muchos, sólo una orientación de carreras más
antiguas como la Agronomía y la Veterinaria y alcanzando sólo en algunos pocos,
entre ellos Colombia, la configuración de carrera específica.

LA DOMESTICACION

En su forma de expresión más genérica, la Zootecnia se puede definir como la
técnica de la producción animal. Si aceptamos en principio esta proposición
general como una forma válida de enunciación de la Zootecnia, debemos convenir
entonces en considerar la domesticación animal como el origen de la forma más
primitiva y elemental del ejercicio de la misma.

Desde el punto de vista cronológico parecen existir pruebas suficientes, más no
absolutas; que nos indicarían que la primera domesticación realizada fue la del
perro datada aparentemente antes del año 10.000 a.n.e. Aunque con algunas
reservas, dado a que este nivel muy primitivo de domesticación. Las plantas y
animales muestran muy pocas diferencias morfológicas con sus contemporáneos
salvajes, se acepta por buen número de investigadores que el grupo Natufiano del
litoral Palestino-Sirio-Libanés utilizaban el perro para cazar. Aparentemente, de
acuerdo con Childe (1975), la domesticación del perro parece ser una
característica muy importante de varias culturas mesolíticas, en contraste con las
sociedades anteriores de tipo paleolítico, ya que precisamente los perros podían
ayudar a los hombres a la labor de la caza de estas economías de recolección. Es
así como en la Europa Mesolítica (Portugal, Francia, la región báltica y Crimea) se
descubre al perro como primer compañero del hombre para la búsqueda de
alimentos, ayuda por la cual era recompensado con los despojos del botín.

Posteriormente al período etnológico del salvajismo, el perro llegó a ser en
algunos grupos sociales fuente de alimento, y en consecuencia se domesticaba
para tal fin aunque no parece haber sido muy amplia su difusión con esté
propósito.
Ciñéndonos a los criterios desarrollados por Childe, el cultivo de plantas comestibles, la cría de animales para alimento o la combinación de ambos, representó un adelanto revolucionario que constituyó seguramente la base de una profunda
transformación en las condiciones de vida del hombre primitivo, que al decir de
Sartiaux (1961), fue una revolución tan considerable cómo la del maquinismo
moderno. Esta revolución significó precisamente el salto del salvaje al bárbaro al
pasar de una economía de recolección a una economía de producción de
alimentos y coincide generalmente con el cambio de la edad mesolítica a la
neofílica. Este cambio fue determinado por la domesticación de distintos animales
de acuerdo á la fauna salvaje de la región, en distintas épocas. Los pueblos de
Jarmo, en el Asia anterior, que habitaron el pie de monte y el valle intermontano
limitados por las laderas de la cadena montañosa de Zagros - Taurus Líbano, en
la parte alta de los ríos Tigris, Eufrates y Karkheh - Kanun, parecen haber sido los
primeros en domesticar animales, hecho este que según Reed, puede haber
ocurrido entre el noveno y el octavo milenio a.n.e. En esta región los animales
domesticados fueron la Cabra, la oveja, el vacuno y el cerdo. En estas regiones
dice Childe, crecían espontáneamente las plantas precursoras del trigo y la
cebada; los cazadores, cuyas mujeres eran cultivadoras, daban a algunas de las
bestias que habían cazado el rastrojo de las parcelas de granos y el afrechillo de
éstos. Como los animales se acercaban cada vez más a los oasis, empujados por
el avance del desierto, los hombres pudieron estudiar sus hábitos y, en lugar de
matarlos sin mayor trámite, los domesticaron y dominaron. Si bien una corriente
etnográfica sostiene que la cría deriva directamente de la caza sin intervención del
cultivo, existen argumentos de gran peso para considerar, como ya desde el siglo
pasado lo había hecho notar Engels; que la domesticación de los animales esta
precedida por el cultivo pratense y de cereales. Otra especie que se domestica
desde hace cerca de 10.000 años según Darlington, es el reno. Childe, señala en
efecto como al terminar la última era glacial, cuando la zona de la tundra se
desplazaba hacia el norte, también emigraron los renos y les siguieron los
hombres, principalmente por las zonas cercanas a las costas actuales del Báltico.

El animal de carga más antiguo parece haber sido el asno, domesticado
inicialmente por los pueblos del Africa Oriental probablemente poco antes del
cuarto milenio, y empezó a ser utilizado en Siria y Mesopotamia a comienzos del
tercer milenio. Parece que por el mismo tiempo fue domesticado en el Asia
anterior el onagro.

En cuanto al caballo, parece haber sido domesticado hacia el cuarto milenio, en la
zona del Turquestán, siendo probable principalmente el oásis de Merv el centro de
la domesticación. Si bien los caballos sé convirtieron pronto en el animal más
importante para el transporte en casi todo el mundo antiguo, los escitas y los
mongoles los utilizaron como fuente muy importante de carne y leche.

Otro destacado medio de transporte en las regiones desérticas, del norte del Africa
principalmente, es el camello, domesticado en Arabia hacia el año 1,200 a.n.e.
según Darlington y cuya forma de utilización por los pueblos de la región
proporcionó más de una anécdota a Herodoto.

Por último se debe anotar que si bien el fenómeno de la domesticación se sucedió
en casi todas las culturas, la práctica de la ganadería, como lo ha hecho notar
Childe, fue más restringida fuera de Eurasia y prácticamente extraña a América
donde sólo se domesticó el pavo en los pueblos de México y la pequeña alpaca
para obtención de carne y la gran llama como bestia de carga por los Incas.

Darlington atribuye este fenómeno a la apresuradísima extinción de los animales
salvajes existentes por la acción de los cazadores, entre el 12000 y el 8000 a.n.e.
La preponderancia de la agricultura, de la ganadería o de formas mixtas, varió
hacia el futuro de acuerdo a los tipos de grupos culturales que se fueron desarrollando.

Es así como las llamadas aldeas y cementerios danubianos excavados en
todo Europa central, desde el Drave hasta el Báltico y desde el Vístula hasta el
Mosa, donde los suelos son de fácil cultivo, la economía esta apoyada
fundamentalmente en el cultivo de los cereales, con participación muy escasa de
las vacas, los cerdos y las ovejas. Por el contrario, un grupo posterior, los
llamados occidentales, cuyos villorrios más primitivos son conocidos en Suiza,
Francia, Bélgica y Gran Bretaña, cultivaban cereales, lino y quizá manzanas, pero
el ganado vacuno constituía su principal fuente de abastecimiento. De otro lado los
agricultores mixtos pueden hacer pastar el ganado en las parcelas que han
cultivado previamente buscando con esto que los excrementos de los animales
sirvan de fertilizantes, permitiendo que con el tiempo se pueda producir una nueva
cosecha; tal parece haber sido el caso a fines del período neolítico en Grecia y los
Balcanes, lo que constituiría una primera forma de interdependencia entre la
agricultura y la ganadería.

En el estudio de los estadios culturales de la Europa templada, Çhilde reconoce
dentro de la edad neolítica una primera especialización que denomina como intercomunal,y que fue seguida de una verdadera especialización, con especialistas
por primera vez de plena y exclusiva dedicación, que caracteriza la edad de
bronce, en la cual se inicia una completa separación entre la artesanía y la
agricultura, que Engels había denominado como la segunda gran división del
trabajo. La aparición de estos forjadores como primer grupo de especialistas de
plena y exclusiva dedicación, alimentados con un excedente agrícola en cuya
producción ellos no habían participado directamente, fue posibilitando además,
dadas las implicaciones económicas, la asignación de tareas específicas a grupos
de personas.
En efecto, Darlington menciona cómo en un archivo de un templo de
una parroquia Sumeria de 1.200 trabajadores se identifican de manera explícita a
los pastores al lado de los escribas, los artesanos, los soldados y braceros, los
pescadores y los esclavos: En el mismo código de Hatrunurabi, se contemplan
artículos que hacen relación directa a la ganadería6, como una actividad
económica específica. Estos grupos de personas dedicados a una actividad específica
se fueron haciendo cada vez más definidos a medida que se desarrollaba
la humanidad y, ya en la cultura micénica, Homero da cuenta del cíclope Polifemo,
pastor de ovejas y del porquerizo Eumeo, que administraba la piara de Ulises:- A
un nivel de mayor jerarquía, dada la importancia del caballo en la expansión y
desarrollo de las sociedades bárbaras que lo tuvieron dentro de sus animales
domésticos, Childe, destaca que desde el siglo XIX a.n.e., en el norte de Siria, el
adiestramiento de caballos era ya una profesión importante y hasta letrada.
Aparece claramente entonces, que en el desarrollo prehistórico de la humanidad y
a partir de la gran revolución del neolítico dada por la aparición de la "producción
de alimentos", se hace posible una expansión sustancial de la población como
efecto biológico importante que, ya en la sociedad bárbara avanzada, posibilita la
aparición de formas embrionarias de especialización dentro de las que se
distinguen los pastores y los adiestradores de caballos, con los cuales surge el
ejercicio más primitivo de la Zootecnia, todo esto como consecuencia de la
importancia de una economía eminentemente agrícola sobre la cual descansa
dicha sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada